Inicio / Curiosidades / Esta es esta razón es que no podemos dejar que los niños hagan esto solo: Todos los padres deberían ver esto.

Esta es esta razón es que no podemos dejar que los niños hagan esto solo: Todos los padres deberían ver esto.

Lo que leerán a continuación es de mucha importancia que puedan tenerlo en cuenta y luego difundirlo. Por lo menos con la información correcta nadie estaría pasando por algo tan horrible.

Cassandra Jackson y su hijo Johnny de tan sólo 10 años planearon tener un día agradable y decidieron ir a una piscina cercana a su casa. Allí estuvieron todo el día jugando y bañándose. Camino a casa, Johnny le comenta a su mamá que se sentía un poco mal y que tenía mucho sueño. En el momento, ella no pensó que se trataba de algo malo, pensando que estaría cansado debido que habían estado en el sol jugando todo el día. Al llegar a casa Johnny se acostó a descansar un rato. Pasado un rato Cassandra fue a mirarlo. Johnny no estaba respirando y su boca estaba llena de una espuma blanca, según reportaje de la NBC.

Cassandra lo llevó de inmediato al hospital, pero Johnny no sobrevivió. Los médicos constataron que había muerto a causa de ahogamiento. Cassandra no entendía que había pasado.

Este fenómeno, el cual es muy raro, se llama ahogamiento secundario y puede ocurrir hasta después de 72 horas que la persona se haya bañado y tragado agua. Adultos y niños, pueden ser afectados, aunque los niños son más vulnerables a ello.

vfegrthyu

Este fenómeno conocido como ahogamiento secundario hace que los pulmones no transporten la suficiente cantidad de oxígeno al cerebro. Lo peligroso es que el efecto puede retrasarse por varias horas, trayendo como resultado el posterior ahogamiento.mjnhbgvfrcd

Si se reconocen los síntomas del ahogamiento secundarios a tiempo y se va al médico se puede salvar la vida. Los médicos les recomiendan a los padres que estén muy atentos con estos síntomas si el niño:

  • tiene dificultad al respirar después de haberse bañado.
  • está exageradamente cansado después de haberse bañado.
  • Si cambia de actitud repentinamente, por ejemplo, si se comporta más raro de lo normal.efrtgyh5t

Toda esta historia es muy trágica para esta madre que solo quiso tener un día divertido con su pequeño hijo. Es por ello que los padres deben estar muy atentos con sus hijos al momento de ir a una piscina o a la playa por este tipo de ahogamiento, tanto como el común, la supervisión es primordial.

Aquí podemos ver el vídeo.

CONSEJOS.

Los niños lo pasan en grande en la piscina. Juegan y a la vez practican deporte, algo esencial para una vida saludable. Sin embargo existen una serie de riesgos cuando llevamos a niños pequeños a la piscina. Hay que permanecer constantemente alerta y no dejar que los niños pasen un solo segundo sin supervisión adulta. Es un asunto muy serio. Por eso te ofrecemos diez consejos que debes tener en cuenta para evitar riesgos innecesarios.

1º Supervisión adulta

Los niños deben bañarse siempre en presencia de algún adulto que los vigile. Por más que creamos que se las pueden apañar solos, hasta que sean mayores no tendrán la madurez necesaria para entender todos los riesgos que entraña el agua. Si en algún momento perdiéramos a un niño de vista, lo primero que hay que hacer es supervisar el agua por completo. A veces se pierden, se van con otros amiguitos a dar una vuelta… Pero antes de nada hay que comprobar la piscina.

2º Aprender a nadar

Existen cursos de natación para niños desde las edades más tempranas. Es conveniente que se familiaricen cuanto antes con el agua para evitar la aparición del miedo al agua, así como para que adquieran nociones para desenvolverse correctamente en el medio acuático.

3º Uso de flotadores

Los niños deben ir correctamente equipados con una tabla, chaleco flotador o manguitos homologados y que se adecuen a su volumen. No debemos equivocar la función de estos artilugios. Su uso no debe tomarse como medida de seguridad. No son más que un refuerzo para que ellos se sientan más seguros frente al agua y no tengan miedo, lo cual es diferente.

4º Los juguetes

Es lógico que los niños quieran llevar juguetes al agua. Hay que cerciorarse de que los juguetes sean aptos para sumergirlos y evitar que estén en el agua si los niños no están en la piscina. Así evitaremos que los niños quieran lanzarse a por ellos. Hay que evitar los juegos bruscos y peligrosos, ya que pueden hacerse daño sin querer.

Close